Deseo Sexual Inhibido
¿Qué son?

 

 

Los problemas de falta de deseo sexual o deseo sexual inhibido (DSI) son bastante comunes en nuestros días. Afectan a la fase inicial de la respuesta sexual humana y provocan una disminución significativa de la libido o deseo sexual. Pueden deberse a múltiples causas.

 

¿Por qué se caracterizan?

 

El Deseo Sexual Inhibido se caracteriza básicamente por la dificultad para iniciar cualquier tipo de actividad sexual o responder a ella, debido a un gran desinterés o apatía generalizada hacia el sexo. En la actualidad, el estrés y el cansancio generados por un ritmo de vida acelerado y saturado de tareas y responsabilidades constituyen para muchas personas dos factores directamente implicados en la aparición de este tipo de problemas.

 

¿A quién afectan?

 

Esta escasez o falta de apetito sexual se manifiesta tanto en mujeres como en hombres; sin embargo, es bastante más frecuente en la mujer. Aunque pueden existir diferencias importantes entre unas personas y otras en cuanto al nivel de apatía o inhibición del deseo, las personas con este problema suelen tener especial dificultad para fantasear con ideas o pensamientos asociados con la sexualidad, así como para realizar actividades sexuales individualmente o en pareja o sentirse atraídas por determinados estímulos eróticos.

 

¿A qué se deben?

 

Sus causas pueden ser muy variadas (cansancio, estrés, expectativas o experiencias negativas, enfermedad orgánica subyacente, etc.). No obstante, es importante aclarar que esta falta de deseo sexual generalmente es debida a factores psicológicos o emocionales que causan un “bloqueo de la respuesta sexual” aunque, potencialmente, se mantiene intacta la capacidad para responder sexualmente a nivel fisiológico (habiendo descartado un problema orgánico).

 

¿Tienen solución?

 

Por supuesto. Aunque se trata de un problema complejo, una vez descartado un posible problema médico y tras realizar una evaluación exhaustiva del caso, la terapia sexual ofrece las herramientas y técnicas más adecuadas para la resolución de este problema, haciendo especial hincapié en el trabajo cognitivo y emocional.