Publicado por Irene Bedmar
Cuando hablamos de "salud sexual" no sólo nos estamos refiriendo a los aspectos puramente orgánicos y fisiológicos de nuestra sexualidad, sino que está sobradamente demostrado que nuestros pensamientos y nuestras emociones influyen directamente en nuestro bienestar y rendimiento sexual.